La UE adjudica la licitación para el nuevo supercomputador de Barcelona

El Consorcio Europeo de Computación de Alto Rendimiento anunció hoy que Bull SAS (Atos) ha sido encargado por MareNostrum 5, una nueva supercomputadora europea que entrará en las filas de la élite mundial.

MareNostrum 5 estará ubicado en las instalaciones del Barcelona Supercomputing Center (BSC) y estará disponible para los investigadores y la industria europea en 2023. Su poder de cómputo será de al menos 205 petaflops o 205 millones de operaciones por segundo, lo que lo convierte en uno de los 5 centros de cómputo de la supercomputadora más importante del mundo.

La inversión total en este nuevo sistema supera los 151 millones de euros, incluyendo la adquisición y mantenimiento del sistema, de los cuales el 50% está financiado por la Unión Europea y el otro 50% por un consorcio liderado por España.

MareNostrum 5 estará dedicado exclusivamente a potenciar la investigación médica europea (investigación de fármacos, desarrollo de vacunas y simulación de propagación de virus), así como las aplicaciones de inteligencia artificial y procesamiento de big data. También admitirá aplicaciones tradicionales de supercomputación, como la investigación climática, la ingeniería, la ciencia de los materiales y la ciencia de la tierra.

La potencia informática de MareNostrum 5 complementará la de los otros superordenadores de la Empresa Común EuroHPC: Discoverer en Bulgaria, MeluXina en Luxemburgo, Vega en Eslovenia, Karolina en Chequia y, desde este lunes 13 de junio, también LUMI en Finlandia. También están en marcha otros dos superordenadores de EuroHPC: Leonardo en Italia y Deucalion en Portugal. 

A principios de esta semana, EuroHPC anunció cinco nuevas sedes para una nueva generación de superordenadores europeos en Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda y Polonia. 

Todos ellos estarán conectados y disponibles para servir a una amplia gama de usuarios de la comunidad científica europea, así como a la industria, en particular a las pequeñas y medianas empresas, y al sector público de la UE y de los países participantes. 

Ir arriba