Micron recibe 6.100 millones de dólares del gobierno de EE.UU. para construir fábricas de chips en Nueva York

En un esfuerzo significativo para fortalecer la independencia tecnológica de Estados Unidos y reducir la dependencia de fabricantes de memoria externos, Micron Technology ha recibido una subvención de 6.100 millones de dólares del Departamento de Comercio de EE.UU. Esta inversión se enmarca dentro de la Ley CHIPS & Science, que también ha beneficiado a gigantes como Intel, Samsung y TSMC, y tiene como objetivo principal potenciar la infraestructura nacional de fabricación de chips.

La subvención permitirá a Micron erigir cuatro nuevas fábricas de chips en el centro de Nueva York, en un proyecto que se estima tendrá un valor de 100.000 millones de dólares y creará aproximadamente 50,000 puestos de trabajo. Este plan de desarrollo se extenderá a lo largo de los próximos 20 años, consolidando significativamente la base manufacturera de semiconductores en territorio estadounidense.

Impulso a la producción nacional frente a desafíos globales

La iniciativa surge en un momento crítico donde la dependencia de chips fabricados en Taiwán representa un riesgo significativo para los Estados Unidos, especialmente en un contexto de tensiones geopolíticas con China. El líder de la mayoría demócrata en el Senado estadounidense, Chuck Schumer, destacó que esta inversión federal es un paso transformador para Micron, alineado con los objetivos de seguridad nacional y desarrollo económico.

Contexto y competencia global

La capacidad de fabricación de chips en Estados Unidos ha disminuido de un 37% en 1990 a solo un 12% en 2020, según la Asociación de la Industria de Semiconductores. Este declive resalta la urgencia de revitalizar la producción nacional frente a la competencia y las capacidades de expansión en Asia. Además, compañías como Intel y TSMC también han recibido subvenciones significativas para aumentar su producción en suelo estadounidense, destacando la intensa competencia y la alta inversión requerida en el sector.

Perspectivas y desafíos futuros

Aunque el proyecto es ambicioso, el despliegue efectivo de estas nuevas instalaciones y la adaptación a las nuevas capacidades de producción requerirán de un manejo cuidadoso y estratégico. Además, la inversión total en la Ley de Chips asciende a 52.600 millones de dólares, con una demanda que supera ampliamente los fondos disponibles, lo que demuestra el alto interés y la necesidad crítica de avanzar en esta área.

Esta iniciativa no solo busca asegurar el liderazgo tecnológico y económico de Estados Unidos sino también crear miles de empleos, fortalecer la seguridad nacional y establecer un nuevo precedente en la producción tecnológica global. Con este movimiento, Micron no solo expande su presencia y capacidades, sino que también se posiciona en el corazón de la próxima generación de innovación tecnológica en semiconductores.

×