En los últimos años, el uso de contenedores para desplegar aplicaciones ha ido en aumento. Según el último estudio de 451 Research al respecto, se espera que el crecimiento de su uso alcance el 30% anual. El motivo principal de este crecimiento, es que los contenedores se han convertido en elementos útiles para enviar componentes de aplicaciones y ejecutarlos en entornos tanto de nube pública como híbridas.

A pesar de sus beneficios, el paso por parte de las empresas a hacer uso de los contenedores puede suponer importantes retos relacionados con la privacidad de la información. Para que el cambio sea totalmente seguro, Qualys comparte una serie de consejos que serán de gran utilidad.

Búsqueda de contenedores

El primer paso será ver en qué parte de la organización se utilizan contenedores. Puede parecer sencillo, pero es fácil para los equipos de desarrolladores construir y ejecutar sus propias aplicaciones en la nube sin involucrar a otros equipos de TI desde el principio. También vale la pena averiguar cuántas implementaciones se utilizan en toda la organización y para qué fines.

Proceso de desarrollo

Si se encuentran contenedores, es importante averiguar qué parte del proceso de desarrollo de software se basa en este enfoque. Normalmente, el trabajo realizado en el desarrollo tenderá a extenderse a lo largo de toda la empresa, por lo que si los proyectos iniciales se desarrollan en contenedores, las pruebas, los tests de calidad y las instancias de producción se trasladarán también a los contenedores con el paso del tiempo. Esto puede conducir a múltiples plataformas e instancias que se ejecutan en paralelo.

Visibilidad

Para gestionar esto es necesario definir el nivel actual de visibilidad en todos los activos de TI. Esto ayudará a comparar los puntos de los que actualmente se tiene un buen conocimiento y aquellos de los que se necesitan datos adicionales. También ayudará a demostrar cómo ha mejorado la visibilidad de toda la TI a lo largo del tiempo.

Agentes integrados

Si se ha encontrado alguna laguna, será necesario ver qué tipo de información es la que falta. En el caso de los contenedores, la obtención de datos sobre las imágenes que se despliegan puede ser difícil si no se ha pensado en el futuro. Por ejemplo, si se encuentran contenedores desplegados en un servicio cloud, ¿cómo saber cuántas imágenes se están ejecutando a la vez? Para obtener estos datos se requiere que los agentes estén integrados en cualquier contenedor estándar. Al incluir estos sensores en todas y cada una de las imágenes del contenedor, cada contenedor puede reportar automáticamente los datos de estado. Esto puede ayudar a saber qué número de imágenes están desplegadas, qué paquetes de software están incluidos en el entorno de tiempo de ejecución y si esos paquetes están actualizados.

Etapas de forma continua

Dado que los contenedores pueden crearse y eliminarse automáticamente en respuesta a la demanda, la evaluación y protección continuas de las aplicaciones contenedorizadas deben implementarse a lo largo de todo el ciclo de vida de dichas aplicaciones. Es necesario abarcar la evaluación y el cumplimiento de todas las partes móviles que intervienen en la gestión de los contenedores, lo que incluye, por tanto, la pila de la infraestructura de contenedores y el ciclo de vida de la aplicación de los contenedores a lo largo del tiempo. Estas dos áreas – pila y ciclo de vida – tienen que estar completamente alineadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here