Los fallos técnicos o incendios en infraestructuras de servidores tienen hoy en día consecuencias tangibles que van más allá del propio operador, afectando a toda la industria digital y, potencialmente, a una buena parte de la sociedad conectada directa o indirectamente.

Estos sucesos ponen de manifiesto que la sociedad actual ha crecido hasta ser altamente dependiente de la computación y el almacenamiento de datos, así como de las instalaciones que manejan las cargas de trabajo, y también revelan el nivel de vulnerabilidad de este sistema. A nivel mundial, destacan una docena de operadores cloud que operan sin descanso las 24 horas del día para sostener el 90% de la actividad del mundo.

Los expertos en cloud de Scaleway, proveedor europeo alternativo líder de infraestructura y plataforma como servicio, ofrecen las siguientes consideraciones a tener en cuenta cuando se trata de implementar servicios cloud y su seguridad:

  • Responsabilidad de los datos. A pesar de la cuidada gestión de los expertos del sector, los accidentes ocurren. Desgraciadamente, las normas ISO por sí solas no son suficientes. Cada operador es responsable de su diseño, de su política de protección y de la inversión que decida hacer para protegerse de estos riesgos.
  • Dependencia. La dependencia de un único servidor o de un único centro de datos es un lastre, que debe equilibrarse con un enfoque multizona o multirregión. La economía digital actual está en peligro debido a la excesiva dependencia de unos pocos proveedores de la nube dominantes, provocando situaciones como que todo Internet se caiga de vez en cuando debido a estas dependencias.
  • Redundancia. Proporcionar la mayor resistencia posible y evitar la dependencia tiene un coste: la redundancia. Esta redundancia también es algo que los clientes de la nube deben tener en cuenta, diseñando esquemas de copia de seguridad independientes y creando planes de recuperación de desastres. La buena noticia es que las aplicaciones nativas de la nube pueden crear redundancia fácil y rápidamente, distribuyendo sus aplicaciones y datos entre los proveedores de la nube y utilizando estándares bien establecidos.
  • Enfoque multi-nube. Como respuesta a estas necesidades de la nube, el enfoque multi-nube proporciona el nivel más alto de resiliencia posible. Los arquitectos cloud ya utilizan conceptos básicos como Kubernetes, Load Balancers y Terraform para abstraer datos y ofrecer resiliencia en el cloud. Ningún proveedor cloud puede ofrecer servicios 100% únicos y con garantías, por lo que es importante la interoperabilidad entre proveedores cloud.

“Las empresas que hoy en día quieran mirar hacia la nube, deben pensar en la resiliencia. Nosotros, desde Scaleway, recomendamos que trabajen con sus arquitectos cloud y administradores de sistemas. Que hablen con sus proveedores cloud, con todos ellos, para distribuir sus cargas de trabajo y sus activos. Hay que hacer las preguntas difíciles para evitar sufrir las consecuencias de estos incidentes. En este sentido, en Scaleway somos absolutamente transparentes con nuestras políticas de seguridad y apostamos porque todas las partes interesadas lo sean, ya que juntos estamos construyendo la sociedad digital del mañana” explica Yan Lechelle, CEO de Scaleway.

Acerca de Scaleway, la nube que tiene sentido

Scaleway es el principal proveedor europeo alternativo de infraestructuras y plataforma como servicio (PaaS). Abastece al mercado mundial con la combinación esencial de recursos de cloud computing que es flexible, rentable, fiable, segura y basada en energía sostenible. Es el único proveedor de nube triple que ofrece infraestructura y housing en centros de datos privados, servidores dedicados para obtener el máximo control y potencia, y un ecosistema de nube pública moderno y elástico.

Scaleway posee un enfoque ambicioso que desafía el statu quo, y su ecosistema está diseñado para aprovechar los estándares del mercado para hacer las cosas más sencillas: compatibilidad con S3, un soporte actualizado de Kubernetes y Terraform.

Scaleway está en constante crecimiento en todo el mundo, y actualmente da servicio a más de 300.000 clientes en más de 160 países. Los servicios de Scaleway se despliegan a través de seis centros de datos ubicados en tres regiones: París (Francia), Ámsterdam (Países Bajos) y Varsovia (Polonia).