Red Hat mejora Kubernetes para aplicaciones tradicionales y nativas de la nube con la última versión de Red Hat OpenShift

Hoy hemos podido conocer que Red Hat ha lanzado la última versión de la plataforma empresarial Kubernetes, Red Hat OpenShift 4.7. Desarrollada para acelerar la modernización de aplicaciones, esta nueva versión está basada en Kubernetes 1.20 y ayuda a deshacerse de toda la tensión de los equipos de TI cuando buscan unificar aplicaciones tradicionales de misión crítica con las nativas de la nube. Todas estas nuevas funcionalidades están desarrolladas en la plataforma consistente que Red Hat OpenShift proporciona en toda la nube híbrida abierta.

Ya sea para hacer frente a la competencia, ampliar la oferta de negocio o responder a las necesidades de los consumidores, hoy en día es fundamental que las empresas tengan una estrategia de modernización de aplicaciones. Según la consultora IDC, “los proveedores de servicios de modernización de aplicaciones deben entender cómo las organizaciones están priorizando la modernización como parte de sus propuestas de portfolio de aplicaciones, al mismo tiempo que comprenden como las organizaciones están abordando una variedad de tácticas de modernización para sus aplicaciones”. Red Hat reconoce que pocas organizaciones tienen la oportunidad de deshacerse de las inversiones de TI existentes sin sufrir algún desajuste importante y que no hay una única estrategia para que las organizaciones modernicen sus aplicaciones.

red hat

Red Hat OpenShift proporciona diferentes funcionalidades de modernización y migración de aplicaciones para adaptarse a las necesidades específicas de las empresas. La última versión amplia las herramientas de modernización para trasladar las aplicaciones heredades a las nuevas arquitecturas basadas en microservicios e impulsa la gestión consistente a través de todas las aplicaciones para conseguir eficiencia operativa sin ralentizar la innovación.

Llevar las cargas de trabajo tradicionales a Kubernetes

Red Hat OpenShift 4.7 incluye la última versión de OpenShift Virtualization. Lanzado por primera vez en julio de 2020, OpenShift Virtualization está diseñado para ayudar a las organizaciones a acabar con las barreras de las aplicaciones en la infraestructura tradicional y la nativa de la nube, y ampliar el control sobre los recursos distribuidos. Las nuevas características y mejoras incluyen:

  • La capacidad de importar máquinas virtuales existentes a Red Hat OpenShift
  • Plantillas para la creación de máquinas virtuales con un solo clic
  • Integración con Red Hat Advanced Cluster Management for Kubernetes, que proporciona una política y una gobernanza mejoradas en todos los despliegues de aplicaciones, incluidos los virtualizados.

Además, Red Hat OpenShift 4.7 amplía el soporte de Windows Containers, que se anunció a finales de 2020. Sumado a la compatibilidad que tiene con Windows Containers en Amazon Web Services (AWS) y Azure, OpenShift también será compatible con Windows Containers en vSphere (se espera que esté disponible el próximo mes) utilizando Installer Provided Infrastructure (IPI). Esto proporciona una vía para que las organizaciones trasladen los Windows Containers a Red Hat OpenShift independientemente de dónde se encuentren y sin necesidad de rearmar completamente o escribir nuevo código.

Migración simple y óptima a escala

Migration Toolkit for Virtualization, que pronto estará disponible como technology preview, simplifica la migración de máquinas virtuales a escala a Red Hat OpenShift Virtualization. De este modo, los desarrolladores tienen la posibilidad de acceder más fácilmente a las máquinas virtuales heredadas, mientras desarrollan nuevas aplicaciones nativas de la nube.

Migration Toolkit for Virtualization puede desplegarse rápidamente en un entorno OpenShift, aprovechando el fácil uso de Operator disponible en OperatorHub. Las migraciones se realizan en unos pocos y sencillos pasos, primero proporcionando las credenciales de origen y destino, luego mapeando la infraestructura de origen y destino, creando un plan para, finalmente, ejecutar la migración.

Migration Toolkit for Virtualization estará disponible a finales de este año e incluirá capacidades adicionales para reducir aún más el tiempo de parada, disminuir el riesgo y optimizar el éxito general del proyecto. Entre sus características se incluyen comprobaciones previas a la migración para detectar posibles problemas de compatibilidad, una funcionalidad mejorada de copia de datos y una mayor capacidad de automatización, lo que reducirá la necesidad de realizar muchas tareas manuales durante el proceso de migración.

Desarrollo más rápido, seguro y escalable

Red Hat OpenShift 4.7 también incorpora en technology preview OpenShift GitOps, que ofrece una base para que las organizaciones comiencen a ejecutar en GitOps. Basado en Argo CD, OpenShift GitOps ofrece una entrega declarativa y continua a OpenShift mediante la integración de herramientas CI/CD, incluyendo OpenShift Pipelines, con repositorios de código GitHub y GitLab, para actualizar las operaciones a través de flujos de trabajo Git.

Al entregar la infraestructura como código desde la concepción hasta la producción, OpenShift GitOps permite a las organizaciones gestionar, proteger y actualizar las aplicaciones a través de Git, mejorando el tiempo de comercialización, la facilidad de las actualizaciones y la seguridad.

Ir arriba