El mundo está cambiando de forma rápida con el Covid-19 y la transformación digital de miles de empresas ha sido necesariamente adoptada. El teletrabajo ahora si es posible, incluso donde antes no lo era, y está aquí para quedarse.

Según diverso medios internacionales la compañía de software de virtualización VMware están tomando medidas difíciles en estos tiempos. Mientras que Dell, matriz de VMware, ha decidido realizar una reducción de empleados, la filial VMware está definiendo un plan de reducción de salarios para quien teletrabaje y cambie a una ubicación «más económica».

Recordemos que Dell tiene un participación mayoritaría de VMware, gracias la compra de EMC en 2016 por más de 65.000 millones de dólares. La asociación tecnológica entre ambas compañías es más que evidente y están lanzando y diseñando productos y servicios de forma conjunta.

VMware ya realizó algunos despidos en agosto de 2020 por el Covid19, pero sin precisar número ni ubicaciones de los mismos, según informa CRN. Pero la parte más interesante es que VMware está reduciendo el salario de los empleados que se trasladan a zonas más económicas y que harán teletrabajo, marcando una tendencia que podría extenderse a muchas más empresas.

Los empleados de VMware que han elegido convertirse en trabajadores remotos de forma permanente recibirán un recorte en su sueldo según el destino al que se trasladen, adaptando el mismo a la realidad de su nueva ubicación. Silicon Valley es una de las zonas más caras para vivir y ahora empezará a sufrir un inevitable éxodo de trabajadores a otras zonas de Estados Unidos y quizás del mundo, para convertirse en empleados remotos a tiempo completo.

Según un informe publicado por Bloomberg, los empleados que actualmente trabajan en la sede de VMware en Palo Alto, California, que han decidido salir de Silicon Valley deberían aceptar un recorte en su salario. En los ejemplos se cita que si un empleado se marcha a Denver, su salario se recortaría un 18%, mientras que cambiar su residencia a San Diego o Los Ángeles supondría solo un 8% de su salaría anual. Pero parece ser que si algún empleado decide mudarse a una ciudad más grande o con más mayor coste de vida también recibiría un aumento de sueldo.

Este movimiento no ha hecho más que empezar y seguro que serán más las grandes compañías las que revisarán los salarios de sus equipos si se convierten en trabajadores remotos a tiempo completo y cambian su lugar de residencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here