Criterios clave para elegir el Linux idóneo para la nube

La gestión de las infraestructuras de TI se vuelve cada vez más compleja con el uso creciente de la nube. Un enfoque unificado en los entornos e infraestructuras proporciona a las organizaciones coherencia para reducir la complejidad y los costes. Un sistema operativo Linux centralizado puede ser una solución efectiva, siempre y cuando cumpla con criterios fundamentales como la flexibilidad, la seguridad, la portabilidad y el respaldo de un sólido ecosistema.

La adopción de la nube está en auge para muchas organizaciones, buscando eficiencia, innovación y reducción de costos. Sin embargo, maximizar los beneficios de esta inversión requiere un plan que mitigue los riesgos de seguridad, operaciones ineficientes y presupuestos elevados. Aquí es donde elegir el Linux adecuado se vuelve crucial.

Ocho criterios clave para elegir un Linux para la nube

  1. Flexibilidad para elegir el proveedor de la nube: El sistema Linux debe ofrecer libertad en la elección de proveedores, permitiendo desplegar aplicaciones en múltiples proveedores certificados. Esto incluye a hiperescaladores globales y a proveedores regionales. Esta flexibilidad permite aprovechar distintos servicios, optimizar costos y configurar sistemas para recuperación de desastres.
  2. Portabilidad como requisito básico: La portabilidad es esencial para trasladar cargas de trabajo entre la nube y el centro de datos de forma rápida y sin cambios. Un Linux adecuado debe proporcionar una base que permita desplegar aplicaciones y datos donde sea más conveniente.
  3. Seguridad y cumplimiento normativo: Un Linux idóneo debe garantizar la seguridad y el cumplimiento normativo en la nube. Esto incluye características de seguridad integradas, cumplimiento de regulaciones y empaquetado modular para reducir la superficie de ataque. Además, se requieren herramientas que realicen análisis predictivos, apliquen parches en tiempo real y realicen auditorías de vulnerabilidades.
  4. Soporte para desarrolladores: Un entorno coherente desde el desarrollo hasta la producción reduce el tiempo de despliegue y minimiza errores. Un sistema Linux debe incluir acceso a imágenes confiables, bibliotecas y herramientas para acelerar el desarrollo. Además, proporcionar recursos y programas específicos para desarrolladores mejora el rendimiento y la rentabilidad.
  5. Sólido ecosistema de TI: Un ecosistema amplio y conectado que incluya asociaciones con proveedores de nube, hardware y software permite sinergias para los usuarios. La certificación para integrarse con SAP S/4HANA puede ser especialmente valiosa para organizaciones que operan con cargas de trabajo críticas.
  6. Experiencia de TI coherente: El sistema Linux debe proporcionar una experiencia fluida para gestionar entornos, independientemente de si se trata de centros de datos, nubes públicas o privadas. Una interfaz única permite optimizar la administración, automatización y seguridad en todos los niveles.
  7. Escalabilidad: A medida que las empresas crecen, su infraestructura tecnológica debe adaptarse. Un sistema Linux debe poder expandirse para soportar un aumento en las cargas de trabajo, sin comprometer el rendimiento ni la seguridad.
  8. Integración con herramientas de automatización: La capacidad de integrarse con herramientas de automatización ayuda a reducir la carga de trabajo manual en la gestión de la nube. Los sistemas Linux que ofrecen compatibilidad con plataformas de gestión de configuración y orquestación, como Ansible, Terraform o Puppet, permiten un mayor nivel de automatización, reduciendo errores y mejorando la eficiencia.

Oportunidad para usuarios de CentOS Linux

El proyecto CentOS dejó de actualizar CentOS Linux 7 en junio de 2024, lo que obliga a sus usuarios a migrar a otro sistema operativo para continuar recibiendo actualizaciones. Esta es una excelente oportunidad para que las organizaciones reconsideren sus necesidades y se beneficien de estandarizar en un único sistema operativo tanto para centros de datos como para entornos en la nube.

Elegir el sistema Linux idóneo proporciona la flexibilidad para responder a un mercado cambiante, al tiempo que ofrece coherencia y seguridad. La portabilidad y la experiencia unificada entre distintos entornos proporcionan ventajas claras para gestionar cargas de trabajo y aplicaciones con eficiencia. Un sistema Linux que cumpla con estos criterios permitirá que las organizaciones estén mejor preparadas para afrontar los desafíos del mercado actual y del futuro.

×