La CNMC se prepara para la liberalización total de la fibra de Telefónica en 2025

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha anunciado sus planes para desregular completamente la fibra óptica de Telefónica a partir de 2025. Esta medida pondrá fin a la supervisión de las ofertas de fibra de Telefónica, eliminando la obligación de dividir el país por zonas y la necesidad de ofrecer la fibra mayorista NEBA.

Obligación de compartir red y supervisión de tarifas

Desde el inicio del despliegue de fibra óptica (FTTH), Telefónica ha estado bajo estricta regulación por parte de la CNMC. La ventaja inicial de la operadora, gracias a las infraestructuras heredadas de la antigua red de cobre, llevó a la CNMC a imponerle la obligación de ceder su red a otras operadoras mediante la fibra indirecta NEBA. Este sistema permitía a las compañías sin red propia alquilar la fibra de Telefónica para ofrecer servicios a sus clientes.

Adicionalmente, Telefónica ha tenido que someter sus ofertas al «test de replicabilidad», mediante el cual la CNMC verifica que los competidores puedan igualar los precios utilizando la fibra NEBA, asegurando así que no exista un estrechamiento de márgenes. Este proceso, sin embargo, ralentizaba la capacidad de Telefónica para lanzar nuevas ofertas, afectando su agilidad comercial.

Proceso de desregulación desde 2016

En los últimos años, la CNMC ha ido relajando estas medidas. En 2016 se creó la «zona competitiva», inicialmente compuesta por 66 municipios con suficientes despliegues de fibra alternativos. En 2021, esta zona se amplió a 696 municipios, lo que significó que Telefónica solo tenía la obligación de ceder su fibra en un 25% de su red.

Además, la importancia de la fibra indirecta regulada ha disminuido gracias a que Telefónica comenzó a compartirla voluntariamente a través de acuerdos mayoristas con grandes operadoras como Orange y Vodafone, y con operadoras más pequeñas mediante BlueVía. Estos acuerdos permitieron a Telefónica utilizar también redes de terceros, como en el proyecto Guadiana, necesario debido al apagado del cobre en zonas sin fibra propia.

Fin de las obligaciones en 2025

Según informa el diario Expansión, la CNMC planea desregular completamente la fibra de Telefónica a partir de 2025. La reciente fusión de MásMóvil y Orange, que ha relegado a Telefónica al segundo lugar en número de clientes, ha sido un factor determinante en esta decisión. Este cambio en la dinámica del mercado hace que la definición de Telefónica como «operadora dominante» ya no sea aplicable.

La CNMC iniciará una consulta pública tras el verano para recopilar las opiniones de todas las operadoras afectadas, con el objetivo de tener una nueva normativa lista para el inicio de 2025. Esta nueva normativa liberará a Telefónica de la supervisión de su actividad comercial y de la obligación de compartir su red con terceros, eliminando así la división del país y la segmentación de precios que han existido durante los últimos ocho años.

Implicaciones para el mercado

La liberalización total de la fibra de Telefónica permitirá a la operadora actuar con mayor libertad y rapidez en el mercado, fortaleciendo su posición competitiva. Esta medida también refleja el avance del sector de las telecomunicaciones en España, donde las redes de fibra óptica se han expandido significativamente y la competencia ha aumentado con la entrada de nuevos actores y la consolidación de otros.

Con el fin de las restricciones, Telefónica podrá lanzar ofertas comerciales sin las demoras actuales, adaptándose más rápidamente a las demandas del mercado y mejorando su capacidad de respuesta frente a sus competidores. Esta desregulación marcará un nuevo capítulo en el mercado de las telecomunicaciones en España, potenciando la competitividad y beneficiando a los consumidores con más opciones y mejores servicios.

Fuente: Banda Ancha

×