Clearbot, el dron acuático gobernado por Inteligencia Artificial capaz de recoger una tonelada de plástico diaria

Cada año que pasa, son millones las toneladas de residuos plásticos que flotan en los ríos, vías fluviales y océanos. Este hecho, en vez de ir descendiendo, va en constante aumento. Se estima que para 2040, si todo sigue igual, el volumen de basura plástica se triplique en los océanos hasta alcanzar la cantidad de 50 kilos por metro de costa.

Para intentar poner solución a esta situación, Open Ocean Engineering, una startup que opera en Hong Kong, ha desarrollado Clearbot Neo. Se trata de un dron acuático que es gobernado por inteligencia artificial y que se encarga de de recolectar toneladas de basura flotante en el agua.

En su misión de sustentabilidad, Clearbot Neo es capaz de recolectar hasta 1 tonelada métrica de plástico por día, utilizando una cinta transportadora para transportar los desechos a un contenedor ubicado en la popa del barco. También cuenta con una barrera diseñada a la medida para manejar derrames localizados de petróleo y combustible, lo que le permite capturar hasta 15 litros de líquido contaminado por día. “Si limpiamos ríos y puertos, estamos ayudando a limpiar los océanos”, dijo Sidhant Gupta, cofundador de Clearbot Neo.

Con solo tres metros de largo e impulsado por un motor eléctrico, alimentado con energía solar, Clearbot Neo mueve sistemáticamente por las secciones de agua designadas, de forma muy similar a la de los robots aspiradores. A diferencia de otras soluciones de recolección de basura marina mucho más grandes, las dimensiones reducidas de Clearbot Neo lo hacen perfecto para uso en puertos, canales y ríos.

Inteligencia Artificial gracias a Azure, la nube de Microsoft

Clearbot Neo también recopila grandes cantidades de datos mediante un sistema de detección con dos cámaras. La primera examina la superficie del agua para que el bot pueda identificar la basura y evitar la vida marina, otras embarcaciones y cualquier peligro existente, siendo un dispositivo seguro y versátil para el trabajo en ríos y puertos. Una segunda cámara fotografía cada residuo capturado por la transportadora y transmite su imagen y ubicación GPS al sistema de cumplimiento de datos de la empresa, que está alojado en la plataforma Azure de Microsoft. Estos datos se combinan con diferentes variables, como la información sobre mareas y corrientes marinas, para que los biólogos y las autoridades marinas puedan identificar correctamente las fuentes de la basura. Igualmente, los datos de calidad del agua también se registran en la nube.

Este robot fue diseñado en 2019 por los ingenieros informáticos Gupta y Utkarsh Goel tras graduarse de la Universidad de Hong Kong. La parte más desafiante del proyecto fue desarrollar un modelo de IA que pudiera detectar e identificar los desechos en el agua. «No contábamos con la tecnología suficiente para entrenar, ejecutar y probar los modelos”, explica Gupta. “Aquí es donde entra en juego Azure. Gracias a la subvención que recibimos a través del programa AI for Earth de Microsoft, en la primavera de 2020, pudimos desarrollar durante el año siguiente un modelo de IA en la plataforma Azure«.

Con la ayuda del GPS integrado, Clearbot Neo puede generar un mapa de cada uno de los elementos recolectados, incluyendo la ubicación, tamaño, tipo, material y peso. Después de cada misión, las capacidades de inteligencia artificial de Azure clasifican el plástico recogido por Clearbot Neo y lo agregan a una base de datos, en constante actualización.

Utilizamos Azure Functions, Azure Container Registry y Container Instances para implementar nuestros modelos de IA y ejecutar nuestros sistemas de back-end”, explica Gupta. Los datos brutos son prácticamente más valiosos que los objetos que se recogen: solo del 20% al 40% de los desechos plásticos marinos en las aguas de Hong Kong se pueden reciclar. La mayor parte está demasiado contaminada o descompuesta para ser utilizable.

Con Clearbot Neo y Microsoft Azure, los ingenieros están descubriendo cómo termina la basura en el agua. “Agrega mucha transparencia al proceso de limpieza marina. Generamos datos sobre lo que realmente hay en el agua, cuál es la composición de estos elementos, qué cantidad es reciclable y en qué materiales deberíamos centrarnos”, continúa Gupta.

Con una gran cantidad de información, Clearbot Neo y sus clientes objetivo (empresas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales e individuos) no necesitan extrapolar el alcance del problema en sus aguas. Pueden rastrear los orígenes de los desechos marinos y luego abordar la contaminación yendo a su raíz.

Aplicaciones en todos los sectores

Recientemente, Sino Group, una compañía inmobiliaria de Hong Kong, ha adquirido una unidad Clearbot que trabajará con su equipo para ayudar a mantener limpia una marina de yates y probar en profundidad las posibilidades de esta tecnología. Clearbot, al ser eléctrico, es una solución viable para el puerto deportivo Gold Coast Yacht and Country Club para automatizar la recolección de desechos de la superficie del agua. Es una solución verde sin ruido ni contaminación del aire.

Hasta ahora, Clearbot Neo ha estado operando solo en aguas de Hong Kong. Varios clientes potenciales en otros países se han puesto en contacto con Gupta y Goel, pero hasta ahora, las restricciones de viaje por la pandemia han retrasado la expansión.

Confiados en que tienen una solución global en sus manos, Gupta y Goel vislumbran un futuro donde las flotas coordinadas de Clearbot Neo patrullarán constantemente las vías fluviales en cualquier región del mundo.

“Es un desafío porque no hay suficientes recursos para abordar el problema de la contaminación”, indica Gupta, que prosigue: “Si logramos aprovechar la basura para que tenga valor económico, es posible cambiar la situación. Me alegra trabajar en descontaminar aguas y aprovechar el reciclaje para hacerlo rentable. Estamos convencidos de que puede cambiar el futuro”.

Ir arriba