7 de cada 10 empresas españolas puntúan con bien o notable su grado de digitalización

Las soluciones de firma electrónica y videoconferencia son las más adoptadas desde la llegada del coronavirus, según una nueva investigación realizada por Signaturit e Ivnosys. 7 de cada 10 creen que integrar la tecnología es fundamental para seguir operando durante la pandemia, 8 de cada 10 creen que la tecnología les seguirá ayudando a largo plazo y 9 de cada 10 no dejarán de usarla cuando se normalice por completo

Signaturit e Ivnosys, las empresas de tecnología legal líderes en Europa en servicios fiduciarios y gestión de transacciones digitales, han realizado un estudio entre empresas españolas de todos los tamaños y sectores para examinar qué tecnologías han adoptado durante la pandemia y cómo se están digitalizando en la transición. 7 de cada 10 tenían una puntuación de digitalización de 3 o 4 sobre 5, o 9 de cada 10 más de 10 que no dejaron de usar la tecnología que usaron durante el confinamiento y el estado de alarma una vez que se recuperaron.

Preguntadas sobre cómo califican en una escala de 1 al 5 la digitalización de sus organizaciones, las empresas españolas perciben que han dado un gran salto en el último año pero que todavía tienen retos por delante, como acredita que un 71,6% de las encuestadas se asigne una nota de 3 o 4 puntos, que solo un 19,1% se ponga la nota más alta y que apenas un 9,3% se sitúe en el suspenso. El sentimiento predominante es, por lo tanto, que todavía queda camino por recorrer para ser 100% digitales: una afirmación en la que se reconocen el 84,2% de las empresas de nuestro país.

Preguntadas por qué herramientas tecnológicas han adoptado durante la pandemia, las empresas españolas destacan en primer y segundo lugar a las soluciones de firma electrónica y a los servicios de videoconferencia, a los que han recurrido el 72,7 y el 67,8% de las encuestadas. En tercera posición pero ya a mucha distancia se sitúan las plataformas de facturación electrónica (29,5%), y, en cambio, las soluciones en la nube, los softwares de recursos humanos o la telefonía IP han sido adoptadas por menos de un 20% de las empresas.

Una digitalización acelerada, pero permanente y beneficiosa a largo plazo

El estudio de Signaturit deja claro en cualquier caso que las empresas españolas perciben la adopción de nueva tecnología durante la pandemia como una decisión beneficios, estratégica e irreversible. Un 74,3% considera que ha sido imprescindible para la continuidad de su actividad durante los peores momentos de la lucha contra el coronavirus, un 85,7% están convencidas de que seguirá beneficiándoles en el largo plazo, y un rotundo 96,7% tiene claro que no va a dejar de utilizar esas herramientas cuando se produzca la vuelta a la normalidad.

Preguntadas sobre qué tecnologías van a ser más disruptivas en los próximos meses, las empresas españolas siguen situando al big data y al uso y gobierno del dato a la cabeza (64,5%), en contraste con otras tecnologías de las que se oye hablar mucho pero que los empresarios no creen que vayan a tener un gran impacto en sus negocios todavía, como la IA (o inteligencia artificial), que solo resaltan el 35% de las encuestadas, el blockchain (18%), la realidad virtual (16,4%) o la impresión 3D (4,9%).

La firma electrónica, la tecnología más adoptada durante la pandemia

Del 72,7% de empresas encuestadas que afirman haber adoptado soluciones de firma electrónica durante la pandemia, un 72,1% destaca que les han permitido una mayor agilidad administrativa durante los confinamientos: un 65%, que han reducido el tiempo de determinadas gestiones; y un 56,8% cree que han permitido la continuidad de procesos iniciados antes de la irrupción del COVID-19 en nuestras vidas.

Para Sergio Ruiz, CEO de Signaturit e Ivnosys, “si bien la percepción generalizada es que la pandemia ha difundido sobre todo el uso de las plataformas de videoconferencia, muchas organizaciones ya las utilizaban antes y, simplemente, han incrementado su uso. En cambio, las empresas españolas sitúan en primer lugar del ranking de las tecnologías que han incorporado desde la aparición del coronavirus a la firma electrónica: un paso accesible y transformador hacia su digitalización que les ha permitido agilizar y reducir el tiempo de muchos procesos administrativos. Como líderes en la prestación de estos servicios en nuestro país, hacemos un balance muy positivo del último año, en que hemos emitido más de 100.000 certificados permitiendo la realización de 141 millones de firmas digitales”.

Ir arriba