El sector hotelero es uno de los más vulnerables a las brechas de seguridad en información confidencial según un informe elaborado por Verizon. Los hoteles manejan mucha información sensible y deben tener especial cuidado con el tratamiento.

Es, quizá, uno de los sectores en el que se maneja la mayor cantidad de información confidencial en relación a los datos personales de turistas nacionales e internacionales. Todas las organizaciones tienen el deber de mantener la confidencialidad de estos datos, en especial desde la puesta en marcha del RGPD hace ya más de un año.

Debido al gran volumen de datos personales que se manejan a diario, este sector es especialmente vulnerable a sufrir ataques informáticos. Además de medidas de seguridad de carácter digital existen riesgos que van más allá y que tiene que ver con el uso de ordenadores en zonas públicas como las recepciones de hotel, donde las miradas ajenas pueden captar datos personales.

Con la entrada en vigor del RGPD los cambios en el ámbito de la seguridad y privacidad resultaron obligatorios en todos los sectores, áreas y departamentos de las empresas hoteleras.

Aproximadamente una de cada cuatro brechas de seguridad que se producen no tiene que ver con hackeos de bases de datos sino con dejar a la vista datos confidenciales.

La creciente importancia por la seguridad de los datos en el sector ha provocado que todas las empresas del sector incrementen su gasto en ciberseguridad.

El 87% de las brechas de seguridad hotelera tienen lugar en las propias instalaciones del hotel. Los trabajadores del sector hotelero están preocupados por mantener la información de su pantalla de forma confidencial, aunque consideran que no sólo la seguridad debe atajarse por la vía digital sino también de forma convencional.

En este sentido, proteger de forma analógica los datos que aparecen en pantalla se logra utilizando filtros de privacidad, tal y como como recomiendan los especialistas de Fellowes.

Por un lado se evitan las miradas de los curiosos que buscan información confidencial, cumpliendo así con el RGPD, y por otro se evitan daños reputacionales como consecuencia de estos problemas de seguridad.

Finalmente conviene recordar que las multas por el incumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos se pueden elevar hasta los 20 millones de euros o el 4% del volumen total del negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here