Nube Híbrida, un reto más a la seguridad corporativa

Durante las semanas que duró el confinamiento y lo más duro de la pandemia, el trabajo remoto se convirtió en la principal herramienta para que las empresas pudieran seguir operando. Pasado ese tiempo, son muchas las compañías que han apostado por esta forma de trabajar, o bien por un modelo híbrido, es decir, un tiempo en casa y otro en la oficina.

Pero esta forma de trabajar, significó que las empresas debían de mejorar sus infraestructuras, apostando por tecnología apenas utilizada en ese momento. A todo esto habría que sumarle la seguridad de la información y a la hora de conectarse desde remoto.

En este sentido, los riesgos de ser vulnerables a un ataque cibernético se han incrementado exponencialmente, en el caso de ataques de Ransomware, en la reciente actualización de mitad de año del reporte de amenazas de SonicWall se dio a conocer un crecimiento del 151% en este tipo de ataques. En amenazas de intrusión se registraron más de 304 millones y en ataques perpetrados hacia dispositivos conectados (IoT) la cifra alcanzó los 32.2 millones; lo que deja ver el nivel de agresividad con la cual están atacando los ciberdelincuentes hoy en día.

Seguridad para la nube hibrida

Los modelos de nube que han surgido en los últimos años se adaptan a las necesidades de las compañías, sus tamaños y el grado de madurez empresarial, enriqueciendo el mercado con opciones cada vez más personalizadas y eficaces a la hora de cumplir los objetivos.

Al respecto, Carlo Dávila, analista senior de soluciones empresariales de IDC Latinoamérica, comentó que a medida en que las organizaciones aumenten el consumo de servicios en la nube, la seguridad tendrá un impacto alrededor del 20% sobre la inversión total. Además, de los temas económicos, se aprecian algunas otras limitantes como la escasez de personal capacitado y políticas de ciberseguridad que no fueron diseñadas para este nuevo modelo de trabajo.

Ir arriba