Antes de la pandemia, el teletrabajo lo ponía en práctica muy poca gente en España. Ahora es toda una realidad, y nos ha obligado a cambiar ciertas rutinas, dinámicas y hábitos a los que no estábamos acostumbrados.

Esta inmersión en el teletrabajo trae consigo muchas dudas e incógnitas. La ausencia de regulación específica actual, a pesar de las tentativas de un Anteproyecto de Ley sobre el Teletrabajo, junto con la falta de experiencia y preparación del entorno, hace que muchos trabajadores y empresarios vayan a ciegas a la hora de enfrentarse a esta nueva realidad.

Aspectos más básicos, como la disposición de un lugar de trabajo tranquilo o una luz adecuada y, otros más complejos, como la posibilidad de conciliar esta modalidad con la vida familiar, son vitales a la hora de afrontar el teletrabajo. Sin embargo, una de las necesidades más imprescindibles y, quizás más obvias, es la de contar con una conexión a internet por fibra óptica y una red WiFi o cableada, capaz de soportar la misma carga de trabajo que en la oficina. Aunque parezca muy evidente, es la principal herramienta para que el teletrabajo funcione y se haga efectivo, sin embargo, este aspecto no siempre se supervisa.

fibra optica wifi teletrabajo

Para evitar problemas con la conexión WiFi en el hogar, realizar instalaciones nuevas o colocar la fibra óptica si se presentan fallas de canalización obstruida o rota, lo mejor que se puede hacer es llamar a un profesional de las telecomunicaciones que supervise la instalación actual y efectúe todos los cambios y mejoras para asegurar que la conexión es óptima y, por tanto, que el trabajo no se vea comprometido.

Siete de cada diez teletrabajadores contratan servicios de fibra óptica y redes

La fibra óptica ya ha desbancado al ADSL de forma definitiva. Mejor calidad de conexión y una rapidez mucho mayor hacen que esta solución sea la preferida en España, liderando así el despliegue de fibra óptica en Europa. Además, los precios han disminuido hasta igualarse a los del antiguo ADSL. Ya no hay excusa, es el momento de la fibra.

Aunque para muchas personas es muy tentador abrir una pestaña en Youtube y ponerse manos a la obra con un tutorial, lo más recomendable a la hora de buscar dónde realizar la instalación, reparación o mejora es contratar los servicios de profesionales con una dilatada experiencia en el sector.

Es importante resaltar que la falta de conocimientos, de herramientas específicas y de la técnica adecuada, puede provocar que la instalación no se realice de forma correcta, produciéndose cortes constantes en la conexión, cosa que los usuarios no pueden permitirse viendo una serie de Netflix, cuanto menos si pretenden teletrabajar y ser operativos en el trabajo, pues las comunicaciones deben ser rápidas, eficaces y fiables. Una red poco funcional que presente lentitud o cortes, se traduce de forma directa en pérdida de horas de trabajo y por tanto de dinero para la empresa. Por otro lado, el desconocimiento también puede influir en una elección de materiales de baja calidad. Si no se usan los mejores productos y recursos, el ahorro de la instalación de poco servirá, pronto habrá que llamar a una empresa profesional para un arreglo, y el ajuste y sustitución será mucho mayor. En definitiva, los expertos recomiendan no dejar la conexión WiFi o red del hogar en manos de personas poco cualificadas; por muy barato que sea el servicio de esa empresa o profesional no acreditado, si lo que pretende el usuario es teletrabajar con garantías.

Contratar un buen servicio de mantenimiento para la fibra óptica aumenta la eficacia del teletrabajo

Una vez que la instalación o adaptación se ha realizado, es necesario pensar en el futuro. Un buen servicio de mantenimiento eliminará las complicaciones y ayudará a teletrabajar de forma cómoda y efectiva. Si se cuenta con un buen producto, pero no se realiza de forma periódica su revisión, mejoras y actualizaciones, es posible que se pierda el potencial de ese equipo. Por consiguiente, es muy importante contar también con un equipo profesional y experimentado que, además de una instalación y asesoramiento adecuado, dispense al usuario los medios y atención en cualquier momento para optimizar el equipo. La experiencia y conocimiento de los materiales con los que se ha trabajado asegurará al cliente que su manipulación es precisa y óptima.