Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La industria europea del «colocation» ante la crisis energética: Luchando por la autonomía

Europa enfrenta uno de los desafíos más complejos de los últimos tiempos: una crisis energética que amenaza con desestabilizar no solo a la economía, sino también a las infraestructuras digitales del continente, un invierno más nos adentramos en este reto. Los centros de datos, esenciales para mantener el ritmo de la transformación digital y mantener multitud de infraestructuras críticas, no estando exentos de este problema y buscan formas de protegerse.

Un invierno lleno de desafíos energéticos

Este nuevo invierno que llega volveremos a tener costes «sin control» en gas y combustibles en general lo que hará que los precios de la energía puedan volver a subir en toda Europa. La combinación de factores geopolíticos, como el conflicto entre Rusia y Ucrania, junto con factores económicos y de mercado, han colocado a la región en una posición delicada durante los últimos meses.

Los gobiernos europeos, al darse cuenta de la magnitud del problema, han comenzado a intervenir con diferentes medidas. España, por ejemplo, está tratando de mitigar el impacto en las industrias más vulnerables. Sin embargo, las acciones gubernamentales, aunque necesarias, no siempre son suficientes para garantizar la estabilidad.

Centros de datos: el corazón digital de Europa

Los centros de datos representan el núcleo digital de la economía moderna. Aquí se alojan servidores, sistemas de almacenamiento y redes que permiten que la sociedad funcione en esta era digital. Desde servicios gubernamentales hasta empresas privadas, pasando por infraestructuras críticas, todos dependen en gran medida de la operatividad de estos centros.

Dada su importancia, no es de extrañar que compañías como Equinix y Digital Realty estén tomando medidas extraordinarias para garantizar su funcionamiento, incluso en las condiciones más adversas. Incluso empresas de infraestructura y cloud privado como Stackscale presten especial atención a la optimización de los costes eléctricos de sus equipamientos y los de sus clientes.

Estrategias de autonomía energética

Para estas dos titanes de la industria de centros de datos, con cerca de 200 instalaciones repartidas principalmente en Europa y Reino Unido, la estrategia es clara: garantizar la autonomía energética. Pero hay jugadores más pequeños como Grupo Aire que cuenta con más de 5 centros de datos en Oasix en España que también está trabajando para destacar sus instalaciones en el mercado.

Esto significa que, más allá de depender de la red eléctrica general, estas empresas buscan tener suficiente energía de respaldo para mantenerse operativas. Tradicionalmente, esta energía de respaldo, generalmente proporcionada por generadores diésel, podría durar horas o, en el mejor de los casos, un día completo.

Sin embargo, dado el panorama actual, ambas empresas han ampliado sus horizontes. Ahora, según lo informado por el Financial Times, estas compañías afirman tener la capacidad de mantener su energía de emergencia hasta por una semana. Una medida sin duda impresionante que busca enfrentar apagones prolongados o cualquier otra eventualidad que pueda surgir en el invierno.

Adicionalmente, las empresas han buscado establecer acuerdos estratégicos con proveedores de combustible. El objetivo es tener la capacidad de reabastecer sus reservas rápidamente si la situación lo requiere.

Un futuro incierto pero preparado

Es difícil prever con exactitud cómo se desarrollará la crisis energética en Europa durante los próximos meses o años. Sin embargo, lo que sí es evidente es que las empresas más visionarias no están dejando nada al azar, empezando a trabajar en soluciones de energías alternativas y limpias.

El caso de Equinix y Digital Realty ilustra el nivel de compromiso y preparación que están dispuestas a asumir las compañías para garantizar la continuidad de sus servicios. Estas acciones no solo son beneficiosas para las propias empresas, sino que son cruciales para la economía y sociedad europeas en su conjunto.

Esperemos que esta actitud proactiva se refleje en otros sectores y empresas, y que conjuntamente, a nivel gubernamental y privado, Europa pueda enfrentar y superar este desafío energético.

Con cada crisis viene una oportunidad. La crisis energética actual está forzando a las empresas y gobiernos a pensar de manera más innovadora y sostenible sobre el consumo y producción de energía. Esta podría ser una oportunidad para acelerar la transición hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles en Europa y más allá.

encuentra artículos

newsletter

Recibe toda la actualidad del sector tech y cloud en tu email de la mano de RevistaCloud.com.

LO ÚLTIMO

×