Aporta seguridad al IoT gracias a una red IP privada

Hemos conocido todos la ola de Internet, que ha cambiado nuestras costumbres y ha revolucionado nuestra manera de trabajar. Estamos experimentando actualmente la ola del Internet of Things dedicado a los objetos conectados y que podría de nuevo modificar nuestra manera de vivir teniendo en cuenta el crecimiento sin precedentes de los dispositivos conectados. Según Cisco, en 2030 habrá 500.000 millones de dispositivos conectados a Internet.

El reto de una conectividad segura

De todos estos dispositivos, algunos necesitan una seguridad adicional para que los datos transmitidos no estén a merced de los hackers. Estos incluyen, por ejemplo, los equipos usados para gestionar la transmisión de datos confidenciales (como la identidad de una persona) o la información obtenida de contadores de agua o electricidad en el sector energético.

Según Deloitte, los objetos inteligentes conectados ofrecen grandes oportunidades para crear valor sin embargo también van asociados a grandes riesgos que demandan nuevas estrategias para proteger ese valor añadido.

Una vulnerabilidad en un solo dispositivo puede provocar que todo un ecosistema quede a merced de un ataque con posibles daños que van desde violaciones de la seguridad hasta fallos masivos de los sistemas públicos.

¿Qué podemos hacer entonces para prevenir estos ataques?

La primera de las decisiones consiste en poner en marcha un enfoque global. La prioridad es asegurar cada enlace de la red IoT y, por lo tanto, crear un estado de conciencia entre todos los participantes de este sector, a todos los niveles. La fuerza de una cadena depende, ante todo, de la fuerza de su eslabón más débil.

La segunda medida se basa en utilizar una red IP privada exclusivamente dedicada al Internet de las Cosas. Una solución que la empresa Matooma está ofreciendo actualmente.

El objetivo de esta solución de APN privado es asegurar las conexiones y facilitar el acceso remoto a los equipos industriales conectados por tarjeta SIM. Esta opción permite un acceso bidireccional, seguro y en tiempo real de los dispositivos conectados.

Al conectar directamente el sistema de información del cliente a MatooWan, se asegura el intercambio de datos. De este modo, los datos se transmiten a través de un APN privado y evitan la exposición a Internet gracias a la instalación de IP privadas fijas y no enrutables. Una manera de optimizar la seguridad y la calidad de los datos transmitidos entre dispositivos IoT.

Esta solución de APN privado simplifica el mantenimiento y la supervisión de los equipos conectados.  Se pueden iniciar múltiples comunicaciones simultáneamente entre los servidores y los objetos conectados que simplifican el mantenimiento y la supervisión remota.

Distintos sistemas de conexión para los objetos conectados

La abundancia de dispositivos conectados va unida a una gran variedad de sistemas de conexión que complica su gestión. Todos estos objetos conectados forman así «poblaciones», es decir, grupos heterogéneos con su propio idioma (baja frecuencia, GSM, satélite, etc.). Dependiendo de los dispositivos a conectar, cada vez más profesionales utilizan diferentes tipos de redes disponibles (cada una con diferentes usos).

Sin embargo, la seguridad no debe de ser vista como un obstáculo para el desarrollo del Internet de las Cosas. Es sobre todo una oportunidad, un factor clave de éxito y una ventaja competitiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here