6 beneficios importantes del Big Data para el sector turístico

Si hay un sector que ha sido perjudicado por la pandemia, este es sin duda el sector turístico. Con las restricciones que nos impusieron, fue imposible viajar, no solo al extranjero, sino también dentro de nuestras fronteras. Las pérdidas se estiman por miles de millones y su recuperación va por camino lento.

Para la reactivación de este sector, el uso de la tecnología toma un papel fundamental, tal y como afirman los expertos de Verne Group. Dentro de esa tecnología, el Big Data se ha convertido en un gran aliado para la transformación digital de las empresas turísticas.

El sector turístico es uno de los grandes perjudicados por la pandemia del coronavirus. La propagación del virus y las restricciones de movilidad de numerosos países hicieron que los ingresos del turismo en España descendieran un 77% en 2020, con casi menos 90 millones de turistas internacionales y un gasto inferior en un 80%, respecto a 2019. Un sector imprescindible para el motor económico de España y en el que la tecnología juega un papel fundamental para la reactivación, tal y como recogen expertos de Verne Group, compañía tecnológica especializada en telecomunicaciones y TIC.

En este contexto, el análisis de datos transforma los datos en información útil para las empresas turísticas con el fin de obtener respuestas objetivas que sirvan como cimientos para definir y optimizar sus estrategias de ventas. Es decir, ofrece una visión completa del comportamiento de los turistas y los usuarios, desde las visitas y de dónde proceden, el tiempo medio de la estancia, los desplazamientos entre ciudades, los lugares más escogidos hasta el nivel general de gasto de los turistas o el gasto medio por día.

6 beneficios del Big Data para el sector turístico

Veamos los beneficios más importantes del big data en el sector turístico.

Precisión

El Big Data es una extensa fuente de información idónea para conocer con exactitud diferentes parámetros del sector turístico. Visitas, lugares de procedencia, tiempo de estancia por nacionalidad, desplazamientos, lugares para pernoctar, puntos turísticos de mayor interés y el gasto medio son capaces de ser extraídos con un correcto análisis de los macro datos. “La tecnología es capaz de extraer conclusiones válidas para mejorar servicios, potenciar la toma de decisiones en determinados lugares turísticos o gestionar los puntos de acceso de manera óptima”, comenta Soto.

Muestras fidedignas

El Big Data tiene una gran ventaja y es contar con información precisa y real proveniente de diferentes fuentes. En este caso, la información que se maneja no es una base muestral sino datos fidedignos y representativos, lo que repercute directamente en una precisa toma de decisiones para las empresas.

Cruce de datos y segmentación

El análisis de datos posibilita conocer gustos y hábitos del cliente. El hecho de contrastar datos para extraer un valor añadido y segmentarlos para adecuar la oferta turística en base a las necesidades de los clientes según, por ejemplo, el número de miembros de una familia o su nacionalidad, es posible gracias al uso de la tecnología aplicada al sector turístico.

Compartir datos entre diferentes entidades

Combinar fuentes propias con otras de terceros o de la administración pública es otro de los grandes retos del sector turístico. Son muchas las compañías del mismo sector que ya realizan este tipo de prácticas como, por ejemplo, la compartición de datos en la prevención y lucha contra el fraude, como promueve, entre otras, la Asociación Española de Empresas Contra el Fraude. En el caso del sector turístico, lejos de causar recelo entre las organizaciones, las haría incluso más potentes, capaces de realizar una fotografía del visitante en 360 grados.

Predicción

Una herramienta fundamental para anteponerse a las necesidades de los turistas y ser capaces de ofrecer el mejor servicio posible. Y es que las nuevas tecnologías permiten la predicción de datos con un nivel avanzado. De esta forma, gracias a datos estadísticos, propios y de terceros, las empresas turísticas pueden anteponerse a la llegada de turistas con unas determinadas características ya que, gracias a la predicción, conocen sus demandas y gustos de forma previa para no dejar lugar a la improvisación.

Nuevos modelos de negocio

La información es una fuente incalculable de poder. “Una de las tendencias del sector turístico es la reinvención de los modelos de negocio, siempre al servicio de los clientes. Gracias al análisis de los datos, las empresas invierten en áreas con potencial de crecimiento. Una apuesta de mejora continua incapaz de sostenerse de no ser por el inmenso volumen de datos y las herramientas tecnológicas para extraer de ellos todo su valor”, concluye Soto.

Ir arriba