Además, el 5G habilitará la posibilidad de conectar más dispositivos a una gran velocidad, confiabilidad y calidad, y se podrán utilizar aplicaciones de audio y video más rápidamente. Por ejemplo, un usuario podrá descargar películas en cuestión de segundos/minutos. En paralelo, dará paso al siguiente nivel de comunicaciones de IoT (Internet de las Cosas) y M2M (Maquina a Máquina), gracias a que el sistema ofrece una menor latencia y mayor capacidad de conectar múltiples dispositivos simultáneamente. A todo ello se sumará la habilitación de nuevas frecuencias, como 28 GHz y 60Ghz, para aplicaciones de conectividad fija de muy alta capacidad.

“La telefonía móvil 5G y la tecnología 5G fija (FWA) compiten y se complementan -señala Javier Gómez, director Regional de Cambium Networks para Iberia y mediterráneo-. Compiten, ofreciendo servicios y capacidades similares, accesibles desde redes 5G o a través de WiFi 6 y se complementan porque muchas redes 5G dependen de conexiones fijas inalámbricas basadas en tecnología 5G”.

Según Gómez, el despliegue de las redes de telefonía móvil 5G es muy costoso y será más progresivo de lo esperado “para cubrir el mismo territorio, por cada torre 4G hacen falta cinco torres 5G. Sin embargo, hoy se puede tener acceso Gigabit a Internet en un centro comercial a través de redes inalámbricas y de WiFi6”.

El despliegue de infraestructuras 5G en regiones de todo el mundo es una tendencia global. Sin embargo, la sociedad todavía no es consciente del enorme potencial de esta tecnología. ¿Qué es exactamente 5G? ¿Cómo mejorará la vida? ¿Cuáles son las preocupaciones que deben abordarse antes de que se adopte ampliamente?

Un buen ejemplo son las aplicaciones de IoT en el mundo industrial. Muchas instalaciones se encuentran en ubicaciones remotas, y la mayoría están en el proceso de digitalizarse. Se tendrán miles de sensores y dispositivos en cada instalación industrial, que permitirán la automatización de toda la infraestructura en verticales como: energía, gestión del agua y los desechos, industria del petróleo y gas, además del transporte y seguridad. La automatización y control de diferentes sectores se acelerará exponencialmente.

La pandemia de la Covid-19 incrementó la necesidad de contar con una conexión de alta capacidad, que influye crucialmente en la vida de las personas. Una influencia que afecta tanto al ámbito profesional, con el uso de múltiples plataformas de videollamadas y colaboración, como a la vida personal, especialmente en campos como el entretenimiento en forma de streaming (música, videos, etc.), el gaming o la triple play (voz, datos y video).

Otro elemento clave es el papel que tendrá el 5G es el esperado cierre de la actual brecha digital en la población. La situación actual también ha mostrado que existen amplios porcentajes de población que no tienen el acceso o la capacidad de contar con los servicios de banda ancha. Un grave problema si se tiene en cuenta que la digitalización abre la puerta a oportunidades en áreas como la educación, la salud, la seguridad y crecimiento económico. Algunas de las novedades del 5G pueden ayudar en este sentido, bien disminuyendo los costos de despliegue y operación, o mejorando la cobertura.

Las tecnologías y los estándares 5G se están implementando en todo tipo de sistemas de una manera rentable. Desde hace años, Cambium Networks toma estos estándares y aplica su innovación en productos y soluciones para ofrecerlos a los proveedores de servicios. Soluciones que ofrecen capacidades multi gigabit en bandas de operación como 6 GHz, 60 GHz, 80 GHz, próximamente 28 GHz, entre otras, que se complementan perfectamente con la evolución que ofrece 5G. Y lo hace de una forma asequible en más de 150 países. En un futuro próximo estas nuevas tecnologías se adoptarán a una escala más amplia, incluidas las comunidades rurales o remotas en todos los países.